En el cuerpo una voz (de Maximiliano Barrientos)

Tomando como evento divergente el discurso de las “dos Bolivias”, Maximiliano Barrientos @Hotel_Insomnio compone una turbadora novela ucrónica que resalta las tensiones entre el oeste “colla” y el este “camba” de su país, identidades antagónicas que representan, a la misma vez, un estado-nación fracturado en términos políticos y económicos. Dichos modos socioculturales en conflicto son rearticulados literariamente en En el cuerpo una voz (El Cuervo, 2017), tanto para comentar la historia contemporánea boliviana como para prevenirnos de sus posibles consecuencias.

Históricamente, las diferencias entre la región altiplánica de Bolivia (el Ande, lo indígena en sus variantes aimara y quechua, la ciudad de La Paz) y el territorio oriental (la Media Luna, el componente mestizo y europeo, la ciudad de Santa Cruz) han protagonizado enfrentamientos internos muy marcados que han llegado incluso a la creación de movimientos autonomistas y discursos de odio entre ambos bandos. Consciente de esta inestabilidad nacional, Barrientos imagina en su novela un futuro alternativo en el que dicha división causa “El Colapso” de la república; un evento decisivo que empieza con la muerte de un presidente indígena y desemboca en el afloramiento de un mundo sangriento y despiadado.

En el cuerpo una voz tiene como protagonista a Rodolfo Peña, a quien conocemos in medias res, un joven agricultor perseguido por un ejército perverso y posapocalíptico. En este contexto distópico, el territorio boliviano se ha convertido en un campo desolador y en escombros, arrasado por la guerra civil y por las atrocidades que comete un caudillo apodado El General. Este último —un sujeto de convicciones férreas y definido por la ausencia total de remordimiento— ha logrado momentáneamente el control oriental a través del castigo y la tortura, patrocinando un paradigma social “posboliviano” henchido de acosos, canibalismos y crucifixiones.

Por medio de una serie de escenas retrospectivas y de insertos que imitan un archivo videográfico, Barrientos construye la historia inmediata al Colapso a través de fugas y enfrentamientos entre civiles y brigadas, testimonios y apariciones, tratando de enlazar el sentimiento de la venganza y la aceptación de la muerte con los ecos del tiempo y el juicio personal a los criminales de guerra. En el cuerpo una voz se convierte así en una “memoria ucrónica” con alcances significativos, un cuadro sobre la morfología del mal y el dolor humano que rebasa el mundo de la ficción, y que también, como sugiere el título de la obra, nos habla de las heridas y las presencias que marcan para siempre un cuerpo.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @SalvatoreLuigi1

Anterior

Space Invaders (de Nona Fernández)

Siguiente

Upgrade Soul

Reseñas relacionadas