Famulus (de Romina Paredes)

El primer libro de relatos de Romina Paredes nos habla de una lucha por sobrevivir en un mundo de persistentes maltratos y modelos monolíticos. Famulus (Pesopluma, 2020) es un volumen de cuentos breves que exige que miremos la realidad a través del filtro de la familia, exponiéndonos a muchos hábitos y construcciones sociales que nos lastiman, pero que a la misma vez descubren una parte importante del comportamiento colectivo e individual, sobre todo el que históricamente se trama en torno a la mujer.

Aunque los textos que componen el libro podrían extrapolarse a cualquier sociedad latinoamericana, la autora es muy consciente de la realidad inmediata de la ciudad de Lima y de la esclavitud que simboliza su habitual manto gris, creando un aura de desaliento y cansancio alrededor de los personajes que la encarnan. Famulus aprovecha deliberadamente este tipo de representación de la capital, una estrategia narrativa que contribuye a establecer una atmósfera “infectada” y a retratar con mayor severidad el trauma familiar o la crisis doméstica (los dos pilares temáticos que sostienen el conjunto).

Es indudable que Romina Paredes está interesada en el estado anímico y existencial de la mujer y también en la denuncia de un eterno femenino emanado tanto de estereotipos como de arquetipos. A través de una serie de relatos anudados por el minimalismo y la segmentación de su estructura interna, Famulus no solamente señala las consecuencias del machismo o de la violencia de género, sino que distingue la toxicidad de ciertos tópicos conectados a la femineidad (la propagación de un rol o una identidad “perfecta”, por ejemplo), que parten tanto del discurso de un hombre castigador como de una mujer formada en el sometimiento o el narcisismo.

Si bien, por momentos, algunos de los relatos podrían ser menos esquemáticos y encontrar mejor fortuna, el mérito de Famulus se halla en la dureza que guía al volumen y en el montaje de los textos, sobre todo cuando se trata del efecto punzante de las líneas finales. Romina Paredes definitivamente intuye cómo sacudir al lector con escenas que representan horrores y condenas psicológicas auténticas. Bajo esa premisa, cuentos como “Exhala”, “Basura”, “Hogar” o “Kintsugi” ciertamente nos afectan por la manera en que nos hacen encarar las heridas familiares, los parámetros de género y las agresiones hacia el oprimido, llevándonos a preguntarnos si en verdad un mundo así merece la pena, y si estamos dispuestos a volver la hoja y transformarlo.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @SalvatoreLuigi1

Anterior

American Flagg!, Vol. 1

Siguiente

The Wrong Earth, Vol. 1

Reseñas relacionadas