Lady Killer, Vol. 1

Guionistas: Joëlle Jones y Jamie S. Rich

Ilustradora: Joëlle Jones

Editorial: Dark Horse Comics

Entretenida y abiertamente gore, Lady Killer es una novela gráfica que replantea la figura del asesino a sueldo y nos presenta a Josie Shuller, una ama de casa de los años sesenta que ama su trabajo; una sicaria que se da tiempo de preparar el desayuno para sus hijas, liquidar a hombres y mujeres, y nunca ser descubierta por su familia (al menos no en un principio).

Joëlle Jones y Jamie S. Rich utilizan la premisa de la doble identidad, tan típica en el mundo del cómic estadounidense, para hacer un comentario sobre la domesticación de la mujer y revalidar su independencia más allá de las convenciones sociales de mediados del siglo XX. Esta dicotomía entre lo permitido y lo no permitido produce un personaje que mezcla la rutina diaria de una esposa y madre con la vida encubierta de la Diana Prince de la Edad de Bronce y las acrobacias de Natasha Romanoff.

Dicha amalgama letal, al mismo tiempo, incorpora algunos elementos de la estética giallo italiana, principalmente los de cómics de crimen y misterio como Diabolik, en los que el dinamismo de las ilustraciones y el uso de las armas blancas reemplazan la representación de armas de fuego. Jones, quien además de coescribir el guion dibuja la serie, nos transporta vívidamente al contexto cultural de principios de los años sesenta, sobre todo en relación con sus discursos de género y estereotipos publicitarios.

A pesar de que el relato se apoya más en la violencia gráfica que en los diálogos (algo que de ningún modo implica un defecto narrativo), la amalgama retro que compone Lady Killer es deliberadamente emocionante. Jones y Rich saben balancear las cantidades exactas de acción y exposición, fabricando crisis e incertidumbre, y creando una antiheroína anticonvencional pero verosímil, una mujer que ama el asesinato y toma sus propias decisiones, aunque estas le cuesten la tranquilidad de su familia.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @SalvatoreLuigi1

Anterior

El señor Ligotti (de Bernardo Esquinca)

Siguiente

Historia de un brazo (de Ricardo Sumalavia)

Reseñas relacionadas
Más

Heavy Liquid

Tenía, ciertamente, un buen recuerdo de Heavy Liquid, una miniserie que leí por primera vez en la edición original…
Más

Come into Me

Come into Me es un notable relato de horror corporal, surrealista y biopunk al mismo tiempo. Es una historia diseñada para…
Más

Upgrade Soul

Está claro que no todas las novelas gráficas alcanzan el nivel de una historia como la de Upgrade…