Shock SuspenStories, №1

Guionistas: Bill Gaines y Al Feldstein

Ilustradores: Kamen, Davis, Ingels y Orlando

Editorial: EC Comics

Publicado por primera vez en 1952, el número inaugural de Shock SuspenStories es una antología de historietas de misterio y terror que mantiene su vigencia a pesar de las décadas y las transformaciones de los modos de representación. Si bien las cuatro historias que la componen emplean por momentos técnicas narrativas de antaño, buena parte de ellas aún causa el efecto esperado en el lector, demostrándonos a través de su perversa lógica de la calamidad por qué los guiones de Bill Gaines y Al Feldstein eran tan temidos por los censores.

Lo cierto es que cuando uno lee estas historietas de mediados del siglo XX y analiza sus implicaciones socioculturales, no es difícil comprender la razón por la cual el catálogo de EC fue severamente perseguido y finalmente descontinuado, y también por qué cultores posteriores del género de terror, entre ellos Stephen King, reverencian sus páginas hasta el día de hoy. Visto desde la rigidez del puritanismo político, las obras publicadas por EC Comics se sitúan en el espacio de la insolencia; son definitivamente “peligrosas”, “subversivas” y “reprochables”, y trazan un camino claro hacia lo que las mentes más conservadoras denominan los “dominios de la obscenidad”.

A diferencia de otras compañías, EC Comics era una casa editora que fomentaba la creación y la sustancia por encima de la serialización vacía. Cada uno de los textos de este primer volumen es en el fondo un relato de terror estilizado que profundiza más en las descripciones literarias y los diálogos. Son cómics que celebran la sorpresa de la viñeta final y atenúan, comparativamente, la adjetivación hiperbólica y la exposición innecesaria que abundaban en las obras que DC y Atlas publicaban durante la misma época.

El resultado de esta línea editorial es justamente una exploración más sustancial y madura de las pulsiones oscuras de la humanidad, así como de sus miedos. Tres de las historietas del número 1 de Shock SuspenStories son verdaderos clásicos: “The Neat Job”, macabro relato policial narrado desde el punto de vista de una mujer abusada; “The Rug”, historia fantástica con moraleja en torno al tema del especismo; y la pasmosa ficción científica “The Monsters”, dibujada por el legendario Joe Orlando, que nos enfrenta a la horrenda posibilidad futura de ser un repudiado y distorsionado “otro”.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @SalvatoreLuigi1

Anterior

Historia de un brazo (de Ricardo Sumalavia)

Siguiente

Historias extraordinarias (de Gabriel Rimachi Sialer)

Reseñas relacionadas
Más

Heavy Liquid

Tenía, ciertamente, un buen recuerdo de Heavy Liquid, una miniserie que leí por primera vez en la edición original…