That’s Because You’re a Robot (One-Shot)

Guionista: David Quantick

Ilustrador: Shaky Kane

Editorial: Image Comics

Si mal no recuerdo, cuando este cómic fue publicado en el año 2014, no tuve mucho interés en hacerme de una copia debido a su brevedad. El título y la portada, sin embargo, siempre me llamaron la atención (sobre todo esa estética retro que ha hecho tan famoso a Shaky Kane), y tras varios años de ignorarlo, decidí al fin darle una oportunidad. Debo admitir también que es un one-shot muy asequible, y que en ese sentido pocos lectores se sentirán burlados.

That’s Because You’re a Robot (One-Shot) es estrictamente lo que enuncia: una historieta de menos de cuarenta páginas con guion de David Quantick y dibujos del ya mencionado Kane. En una Los Ángeles futurista, una pareja de policías mediocres (Jeff y Matt) es incapaz de hacer su trabajo correctamente y se dedica en cambio a enfurecer a su sargento. Es una trama bastante anodina, claro, pero hospeda una amena excusa argumental que engrosa el valor de la lectura: uno de ellos dos (no sabemos cuál de los dos, en realidad) es un ser sintético.

Naturalmente, enfocarse en el tópico del cíborg en ese contexto es tanto hilarante como anecdótico, pero en el fondo respalda una intención. No tener certeza de quién es el humano y quién el organismo cibernético se convierte en una broma habitual y sin embargo bastante entretenida. Quantick le da un esplendor diferente a un argumento sumamente superficial, utilizando trivialidades del relato de detectives e intertextos de la vieja escuela de la ciencia ficción, todas esas suposiciones absurdas que pueden encontrarse en cómics de los años cincuenta como CrimeSuspenStories o Weird Fantasy.

Lo bueno, en última instancia, es que se trata de un one-shot sin resolución, de esos que los amantes de los arcos narrativos siempre condenan. Como ya es habitual, las ilustraciones de Kane nos devuelven el diseño psicodélico de antaño; recordándonos el aura de Feldstein y Kirby, pero también la locura insaciable de Crumb. Si no le doy un puntaje más significativo, es simplemente por la extensión del relato. Sinceramente no me hubiesen molestado unas veinte páginas más enfatizando el mismo encantador disparate.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @SalvatoreLuigi1

Anterior

Una música futura (de María José Navia)

Siguiente

El señor Ligotti (de Bernardo Esquinca)

Reseñas relacionadas
Más

Heavy Liquid

Tenía, ciertamente, un buen recuerdo de Heavy Liquid, una miniserie que leí por primera vez en la edición original…
Más

Sundowners

Aunque Sundowners se basa en otra desconstrucción del mito superheroico derivado de la escuela de Alan Moore, el…
Más

Shock SuspenStories, №1

Publicado por primera vez en 1952, el número inaugural de Shock SuspenStories es una antología de historietas de misterio y…