Los extraños (de Jon Bilbao)

Los extraños (Impedimenta, 2021), novela corta que empareja el relato de misterio con el de ciencia ficción, es sobre todo un texto elíptico, elaborado por medio de un sistema de omisiones intencionadas. La nouvelle de Jon Bilbao aborda de esta forma una peculiar convivencia entre cuatro actantes bastante disímiles, sembrando confabulaciones en el paisaje costero de Ribadesella, la localidad asturiana en donde la aparición de unas extrañas luces en el cielo precipitan una ola de sentimientos de desafección y complicidad.

Jon y Katharina, los protagonistas del relato, son una pareja desalentada por la precariedad afectiva y el automatismo doméstico. La falta de estabilidad y movilidad social los obliga a pasar una temporada en la antigua casa de la familia de Jon, un lugar donde pueden prescindir de algunos gastos mientras fungen de cuidadores. Su tediosa rutina en la costa de Cantabria, sin embargo, se ve trastocada repentinamente a causa de un par de hechos inesperados: el aparente avistamiento de objetos voladores en las playas de la localidad y la presencia de dos personajes desconocidos, Markel y Virginia.

El “primo” Markel, como se describe el extraño que llama a la puerta de Jon, ha llegado sin avisar, acompañado de su “asistente”, y aunque Jon no recuerda tener ni siquiera un familiar con ese nombre, ambos se convierten en sus invitados. Esta aparición repentina genera en un principio tanto fascinación como desestabilización, sobre todo en Katharina, pero a la misma vez establece una serie de cuestionamientos emocionales en la pareja protagonista, alterando el paradigma de “normalidad” que sostenía artificialmente su relación.

Lo que sobreviene en los interiores de la casa (conflictos de afectividad, obstinaciones y sospechas) se agrava al asociarse al plano exterior, una Ribadesella que poco a poco pierde su eje simbólico dominante al ser invadida por un grupo de ufólogos y forasteros enigmáticos, pasando de la quietud de un balneario en los meses de invierno a la confusión y la ininteligibilidad creada por la revelación de lo insólito.

En ese esquema de irregularidades, el autor logra el objetivo de diseminar nudos verosímiles, subrayando repetidamente que conocemos poco acerca de nuestros dos huéspedes, dejando en claro, al mismo tiempo, que más allá del aspecto terrenal Los extraños disimula una subtrama de encuentro cercano e invasión alienígena. Aunque es cierto que esa capa temática termina siendo secundaria, y si bien la narración de Bilbao tiende algunas veces a ser demasiado escueta (como si antes de convertirse en una nouvelle hubiera tenido la forma de un guion y por premura no se hubieran poblado los párrafos), podemos rescatar el uso marcado de la ambigüedad y la indefinición a lo largo de la obra, y la manera en que el autor nos obsequia algunas escenas espeluznantes sustentándose en ambos conceptos.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @UnRaggioLaser

Anterior

Diario del dolor (de María Luisa Puga)

Reseñas relacionadas