Isla partida (de Daniela Tarazona)

Formas rotas, hemisferios cerebrales fractalizados. Isla partida (Almadía, 2021) escenifica una crisis de sentido marcada por el conflicto entre la pérdida del conocimiento y la memoria. Una novela que parte de la base de una experiencia íntima y va construyendo así un relato de modulaciones lispectorianas acerca de la desintegración del sujeto. En estas páginas inclinadas por la fuga y la disociación, Daniela Tarazona @dtarazonav experimenta con la forma del texto sin dudar nunca de la representación poco convencional.

La novela se enfoca en una mujer con padecimientos neurológicos, alguien que desconoce y a la vez recuerda, un sujeto femenino que por momentos se desentiende de la geometría de los lugares y sin embargo parte a una isla ficcional que le permite asir pensamientos superficialmente olvidados, álbumes de recuerdos de familia, imágenes y anécdotas de un tiempo diferente, reconocibles tan solo a partir de la introspección insular.

Percibimos así un desdoblamiento constante de la protagonista y de la forma en que se la narra y representa; esta transformación de perspectivas, voces y modos de autoconcepción es un ir y venir narratológico entre la segunda, la tercera y la primera persona, enlazado a una experiencia fragmentaria de vida y a una quiebra de los sostenimientos lógico-racionales. La autora busca plasmar de este modo el desdibujamiento de los procesos cognitivos de su personaje y la preocupación existencial de un individuo plurifigurado e impalpable, habitante de una geografía irregular.

El lenguaje semipoético que Tarazona imprime a este derramamiento de fantasía y malestar interno asiste a los lectores mientras flotan en la entropía de la huida, observando la fractalización de una mujer divagante y la pugna simbólica entre su pasado y su presente. Las memorias de este cerebro dividido son un elemento importante dentro del repertorio representacional que formula la novela; los hilos que conectan los delirios con las imágenes de una abuela llamada Olga, la pérdida inevitable de la fuerza matrilineal por culpa del tiempo y la muerte y la falta de potencialidad del sujeto. Se trata de un desplazamiento de rasgos abismales en medio de un trastorno neurológico, una tomografía ficcional y sensible acerca del desmantelamiento del yo.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @UnRaggioLaser

Anterior

The Plot

Siguiente

El dolor de la sangre (de Kathy Serrano)

Reseñas relacionadas
Más

Precoz (de Ariana Harwicz)

Es un incómodo amor maternal, pero también un perturbador amor filial. Precoz (Mardulce, 2015) sucede como un golpe contra un…