Come into Me

Guionistas: Lonnie Nadler y Zac Thompson

Ilustrador: Niko Guardia

Editorial: Black Mask Studios

Come into Me es un notable relato de horror corporal, surrealista y biopunk al mismo tiempo. Es una historia diseñada para ser visualmente excitante e invasiva, y deja al lector placenteramente perturbado con la manera en que explora la dicotomía entre el interior y el exterior en un contexto del siglo XXI.

No hay duda de que el guion de Nadler y Thompson toma del David Cronenberg temprano, sobre todo de películas como El engendro del diablo y Videodrome. En el mundo del cómic contemporáneo, no obstante, el cuerpo descompuesto o biotecnológicamente manipulado puede ligarse a novelas gráficas de artistas como Hino Ideshi e Ito Junji, ambos reconocidos por su manga de terror. Come into Me cultiva esta influencia en más de un panel, y los dibujos de Niko Guardia forman una imagen somática que no solo nos paraliza, sino que también perfora nuestro espacio simbólico, presentándonos un estilo naturalista que aparenta estar vivo.

Aunque el afuera es ominosamente agradable, el lado surrealista de Come into Me es mucho más fascinador. Tanto el discurso como el dibujo de estos paneles nos conducen a una mente escindida y a la lucha por el control de la consciencia humana entre sus dos protagonistas: Sebastian y Becky (que son anfitrión y visitante compartiendo el mismo cuerpo). Este gesto biopunk juega con las ideas de una guerra neuronal íntima y una existencia simultánea, comentando acerca de los obvios riesgos de nuestra era de sobreestimulación. En ese sentido, conectarse a un “anfitrión” y compartir data en Come into Me (pensamientos y memorias) implica una acción alarmante que trasciende la función natural de un organismo.

Con su temática de ciencia ficción oscura, Come into Me subraya la intrusión de lo no natural en el orden biológico y hace énfasis en la manera en que la ciencia poshumanista podría modificar nuestras relaciones y afectos para siempre. Se trata, sin lugar a dudas, de un comic book fascinante y muy inteligente, merecedor de todos los elogios que ha recibido desde su lanzamiento.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @UnRaggioLaser

Anterior

Los límites del control (de Yamila Bêgné)

Siguiente

Pornmutaciones (de Diego Luis Sanromán)

Reseñas relacionadas
Más

Saga of a Doomed Universe

Trato te hallar razones para explicarme por qué esta trilogía gráfica es prácticamente invisible y solamente doy con…
Más

The Damned, Vol. 1

A primera vista esta es una historia de gánsteres. Simple y llanamente, un relato sobre los vaivenes del…
Más

God Country

Hace unos cinco años conocí el trabajo de Cates y Shaw a través de mi lectura de Buzzkill. En…
Más

Redfork

La pequeña ciudad de Redfork, en el estado de Virginia Occidental, es una comunidad minera aplastada por el…