Novela B (de Mónica Bustos)

Tradicionalmente, el cine de bajo presupuesto no solo es el cine que carece de grandes financistas o abarata costos, sino también el de la lógica de lo estrafalario. Se apoya en la fabricación en serie de productos culturales que cautivan o repelen al espectador debido a la intensidad de sus tramas, y también a la poca vergüenza que exhiben. Es, en el fondo, un cine de rebeldía, nos gusten o no sus exageraciones en la pantalla. Manipulando y haciendo suya esta inconfundible tradición audiovisual, Mónica Bustos @monicabookstos construye una suerte de texto-mosaico de bizarro fiction en Novela B (Obscura Editorial, 2019), sirviéndose tanto de los deslices como de las virtudes estéticas de su fuente primaria.

Al leer la novela de Bustos no es difícil imaginar a Ed Wood, sujeto paradigmático del panteón del cine de bajo presupuesto, fraguando el asunto de la obra; pero también es posible advertir gestos mucho más elegantes como los de Jacques Tourneur, especialmente el Tourneur que a principios de los años cuarenta rodó Cat People y I Walked with a Zombie. Con cada nuevo capítulo, Bustos festeja y parodia el archivo de la serie B, escarba en los excesos de Universal y RKO Pictures, y transforma el texto literario en una especie de “doble programa interminable” —varias películas por el precio de una—, evocando sobre todo las atmósferas de terror y misterio de un “nostálgico Hollywood”.

En un primer momento, lo que resulta de dicha aglomeración de símbolos es una estructura interna intermitente, que incluso puede causar mortificación en el lector. De allí la idea del texto como mosaico, en el que cada capítulo representa una tesela dispar, que tarde o temprano, no obstante, será parte de un significado conjunto. En este caso, la composición de Bustos va conscientemente de menos a más, con capítulos breves al principio y más largos hacia el término de la narración; sin embargo, cada uno de ellos retiene una pista inexplicable y forma gradualmente una cadena ensangrentada. Las referencias se cruzan: nazis sudamericanos, hombres con escamas, vampiros donadores de sangre, teorías conspirativas, avistamientos de ovnis, experiencias místicas, chupacabras y hombres lobo beatniks. Una novela que funge de tienda de productos esotéricos y también de catálogo teratológico.

Lo cierto es que la autora ha premeditado la discontinuidad de la estructura del libro. A pesar de la aparente falta de relación inicial, el ritmo y el montaje tienen un propósito último: poblar una fantasía. Al mismo tiempo, Novela B está impregnada de mitología latinoamericana, ya que no solo bebe del cine estadounidense, sino también de un universo simbólico prehispánico y de la estética de lo real maravilloso. A ello hay que sumar el tono irónico de la prosa de Mónica Bustos, su inmersión total en la sátira grotesca de la bizarro fiction, y el hecho de haber utilizado el vocablo “sangre” una y otra vez, con la manía y la tenacidad de un invasor hematófago.

Gracias por leer esta reseña

Soy Salvador Luis (1978), narrador, editor y crítico cultural peruano: www.salvadorluis.net. Twitter: @SalvatoreLuigi1

Anterior

Upgrade Soul

Siguiente

La experiencia deformativa (de Antonio Díaz Oliva)

Reseñas relacionadas
Más

Bolas (de Flor Canosa)

Dos años después de la publicación de su primera novela, Flor Canosa @florcanosa retoma la narración del yo autorreflexivo en Bolas (Zona…
Más

Nefando (de Mónica Ojeda)

Una mirada cuidadosa sobre Nefando (Candaya, 2016), la segunda novela de Mónica Ojeda @MonaOjedaF, revela diversas cualidades que seducen más allá…